domingo, 19 de noviembre de 2017

20 años de Omega



Omega es el disco que grabaron Enrique Morente y Lagartija Nick, basado en letras y poemas de Federico García Lorca y Leonard Cohen, y contó con la colaboración de músicos como Vicente Amigo, Tomatito, Estrella Morente, Isidro Muñoz o Cañizares. Fue publicado en 1996 y mientras para algunos era un experimento incomprendido y vanguardista, para otros fue y sigue siendo uno de los discos más importantes que se ha hecho en España en las últimas décadas. Hay fusión de flamenco, rock, postpunk y poesía. A día de hoy, sigue siendo un álbum con un sonido potente y novedoso, que vuelve a sorprender en cada escucha.

El año pasado se estrenó el documental, dirigido por José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias, que cuenta la peculiar historia de cómo se gestó y grabó este disco inclasificable y fascinante. Este es el tráiler:



miércoles, 8 de noviembre de 2017

Presentación en Madrid de 'La comedia eléctrica', de Rolando Pérez

Imagen extraída de www.lacasaencendida.es

El escritor estadounidense de origen cubano, Rolando Pérez, hablará sobre su primera obra traducida al español, La comedia eléctrica. El acto estará presentado por el poeta Óscar Curieses.
La comedia eléctrica de Rolando Pérez propone al lector un viaje por la contemporaneidad: la simulación electrónica, el capitalismo digital y la metafísica posmoderna de las realidades virtuales. Este libro, que toma como punto de partida la Divina Comedia de Dante, contesta de manera poética, filosófica y humorística a las condiciones infernales creadas por el neoliberalismo. Crítico e irónico, original en su manera de dialogar con la tradición, su escritura rebosa humor, imaginación y filosofía a partes iguales.
Rolando Pérez es un escritor estadounisense de origen cubano autor de varios trabajos de de ficción, obras de teatro, ensayos, y libros de poemas en prosa. Entre ellos destacan: The Odyssey(1990), The Divine Duty of Servants (1999), inspirado en la biografía y obra de Bruno Schultz, The Lining of Our Souls (2002) donde explora las imágenes del pintor Edward Hopper, y The Electric Comedy (2000), primera obra de su producción traducida al español por Óscar Curieses.
(Fuente: La Casa Encendida).

sábado, 4 de noviembre de 2017

Chimamanda Ngozi Adichie: la diferencia



Háblale sobre la diferencia. Convierte la diferencia en habitual. Haz normal la diferencia. Enséñale que valore la diferencia. Y no es para que sea justa o buena, sino simplemente para que sea humana y práctica. Porque la diferencia es la realidad de nuestro mundo. Y al enseñársela, estás equipándola para sobrevivir en un mundo diverso.


(Chimamanda Ngozi Adichie, Querida Ijeawele: cómo educar en el feminismo, Literatura Random House 2017). 

miércoles, 25 de octubre de 2017

El cuento de la criada

Imagen extraída de www.elpajaroburlon.com

El cuento de la criada (The Handmaid's Tale) 

Las narraciones distópicas no dejan de ser un recurso para hablar del presente, para analizar de una manera lateral el sistema en el que vivimos y prevenirnos de los peligros de un posible futuro inminente: desde Nosotros, de Yevgueni Zamiatin hasta La carretera, de Cormac McCarthy, pasando por Un mundo feliz, de Aldous Huxley; 1984, de George Orwell; Fahrenheit 451, de Ray Bradbury o ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick. Normalmente, las distopías tienen en común la exposición de unos hechos que indagan en un futuro indeseable para el ser humano y muestran sdecadencia, a la vez que exponen un modelo social regido por una ideología totalitaria como presagio de un futuro cercano, oscuro, infernal y por lo tanto, posible.  

El cuento de la criadaserie estrenada recientemente en HBO España, basada en la novela homónima de Margaret Atwood publicada en 1985, no va a ser menos, y no disimula su pretensión de mostrar una mirada irónica y aterradora del género humano, que sigue perpetuando el horror, así como el sometimiento de los individuos y en especial de las mujeres. A pesar de algunos cambios con respecto a la novela de Atwood, la serie consigue mantener el ambiente enrarecido y el tono confesional del narrador en primera persona de la novela, que no es otra que Defred, una joven sometida por la familia del comandante Fred Waterford. Las doncellas o criadas toman el nombre del patriarca de la casa y son formadas para servirles, aunque su función es darles un hijo que sus esposas, estériles, son incapaces de hacer. Viven en La República de Gilead (antiguo EEUU), un país totalitario y puritano, basado en normas y leyes estrictas que impone la dictadura. Con reminiscencias bíblicas, Gilead es una sociedad fuertemente jerarquizada, organizada por castasdonde las mujeres son violadas y tratadas como pura mercancía. 

Defred tiene un pasado, y parte del interés de la serie es ver, por medio de flashbacks, que tenía una vida normal e incluso era medianamente feliz; sin embargo, de la noche a la mañana, su vida cobró un giro que nunca habría imaginado. Ante ese cambio tan drástico, su único objetivo es sobrevivir al infierno que vive. Y a pesar de ese infierno, tiene razones para ello.

Uno de los aciertos de la serie es la ambivalencia entre extrañamiento y cercanía junto a la elegante fotografía, que en los interiores de la casa donde trabaja Defred recuerda inevitablemente a la pintura holandesa barroca, donde la luz se cuela en pequeñas dosis en las habitaciones en penumbra. También es un acierto la innegable brutalidad de muchas escenas, narradas con serenidad, reflejo de los límites a los que puede llegar el ser humano en circunstanciaextremas, pero también, como ejemplo de que el horror puede instalarse con normalidad y ser generalizado. 

El cuento de la criada es una de las series del año por varias razones. Por un lado, porque mantiene el tono de tensión y profundidad de los personajes de las mejores novelas distópicas. Además, la actuación de Elisabeth Moss, conocida sobre todo por su papel de Peggy en Mad Men resulta natural. Moss es capaz de reflejar lo que siente solo con gestos y miradas y nosotros sabemos en todo momento lo que piensa. Esto es importante, si entendemos que en esa sociedad totalitaria es necesario guardar silencio y el miedo a ser condenado está presente en cada paseo, en cada discurso que realice Defred, la criada y protagonista.   

¿Qué sentido tienenovelas como Fahrenheit 451 donde está prohibido leer? ¿No puede parecer exagerado? En El cuento de la criada, ¿no resulta excesivo pensar en una sociedad que rapta a mujeres fértiles para someterlas y violarlas para que las clases dominantes puedan tener descendencia? En ambos casos, podemos encontrar ejemplos reales, en países concretos y en momentos históricos concretos. Además, en los países denominados desarrollados, estas historias sirven a modo de espejo para plantearnos hasta qué punto vivimos en una sociedad que avanza hacia delante con contradicciones y paradojas dentro de un discurso democrático y liberal donde se siguen violando los derechos humanos. Por eso las distopías. Porque suponen un espejo roto al que nadie quiere mirar, porque en el fondo, esa imagen que muchos tienen de la civilización es menos oscura de lo que refleja esta serie. Es el horror, ese horror conradiano que pudimos apreciar en El corazón de las tinieblas (y en su versión cinematográfica, Apocalypse Now) que corrobora que el hombre es un lobo para el hombre, que la sociedad está podrida desde sus más íntimas entrañas.  

lunes, 9 de octubre de 2017

Antonio Orihuela: dos poemas



Sé tú mismo en el simulador

Como no sé quién son mis vecinos, telebasura.
Como no tengo amigos, facebook.
Como soy incapaz de expresar mis sentimientos, emoticonos.
Como no tengo nada que decir, whastapp.
Como me creo muy listo, twitter.
Como no tengo a nadie con quien hablar, chat.


*


Poesía

Mejor decir poco a pocos
Que nada a muchos.


(Antonio Orihuela, Diario del cuidado de los enjambres, Enclave, 2016).

martes, 26 de septiembre de 2017

Gloria Fuertes: dos poemas

Imagen extraída de www.libreriasiglo21.com

Al borde

Soy alta,
en la guerra
llegué a pesar cuarenta kilos.

He estado al borde de la tuberculosis
al borde de la cárcel,
al borde la amistad,
al borde del arte,
al borde del suicidio,
al borde de la misericordia,
al borde de la envidia,
al borde de la fama,
al borde del amor,
al borde de la playa,
y poco a poco me fui dando sueño,
y aquí estoy durmiendo al borde,
al borde del despertar.

*



La tristeza del átomo solo

La tristeza del átomo solo
Sin su molécula.


(Gloria Fuertes, Obras incompletas, Madrid, Cátedra, 1975).

miércoles, 20 de septiembre de 2017

lunes, 11 de septiembre de 2017

Fleabag: un puñetazo de humor


Mujer joven, treintañera, soltera. Vive en Londres y se busca a sí misma. Básicamente, esta es la idea sobre la que transita esta miniserie de seis capítulos. Eso sí, gracias al humor, la ironía, la fluidez de la narración, los diálogos mordaces y a veces absurdos, e incluso, la actuación de la protagonista (Phoebe Waller-Bridgeque también es la directora de la serie) con sus miradas expresivas y provocadoras, Fleabag se convierte en una serie brillante. 

Unas veces descarada y hasta un poco punkotras, se muestra tiernaCasi siempre, con una dosis de humor negro, e incluso, con momentos dramáticos, siempre invita a la reflexión sobre quiénes somos, qué queremos en la vida, qué problemas tenemos en nuestro día a día. Porque de eso habla Fleabag, más allá del sexo, el trabajo o la familia de una mujer treintañera occidental: de la frustración, de los recuerdos, de cómo relacionarnos con las personas que nos importan (pareja, hermanos, padres, padrastros, amigos) y de cómo muchas veces no somos capaces de aceptarnos. 

(Fleabag, dirigida por Phoebe Waller-Bridge, Reino Unido, 2016. De momento solo hay una temporada con 6 capítulos de media hora aproximadamente cada uno, aunque ya han anunciado que en 2018 habrá una segunda temporada. Puede verse en España en Amazon Prime).