miércoles, 31 de agosto de 2016

Michel Butor: la última modificación


Hace unos días moría el escritor francés Michel Butor (1926-2016), un autor innovador y prolífico, que escribió narrativa además de poesía, teatro ensayo. Como novelista, se le considera  perteneciente al renovador e inclasificable grupo Nouveau Romanmovimiento literario surgido en Francia en los años 50 bajo el amparo de la editorial Éditions de Minuitque revolucionó la novela del sigo XX, con autores (no todos conscientes y conformes con dicho movimiento) como Alain Robbe-Grillet, el propio ButorMarguerite Duras, Nathalie Sarraute, Georges Perec o Claude Simon.  

Se podrían decir muchas cosas del Nouveau Romanuna generación de escritores influenciada por el cine, que supieron experimentar con la novela desde la negación y la oposición, rechazando la peripecia de la historia, eliminando atisbos de profundización psicológica en los personajes y la implicación del autor en el narrador, entre otras cosas. Como ejemplo de ello, tenemos obras tan significativas como Las cosas, de Georges PerecModerato Cantabile, de Marguerite DurasLa modificación, de Michel Butor o La celosía, de Alain Robbe-Grillet. Otro de los elementos que llaman la atención en muchas de las novelas del Nouveau Roman es el empleo del presente de indicativo en la narración como un ejemplo de distanciamiento en relación a la conciencia temporalRoland Barthes, dijo al respecto: El pasado simple es el acto mismo de la posesión de la sociedad sobre su historia. Cuando el pasado simple es reemplazado por formas menos ornamentales y más próximas, como el presente, la Literatura se convierte en depositaria de la densidad de la existencia, pero no de su sentido", algo que parece confirmarse en muchas de las novelas que escribieron los autores de esta generación. Ese distanciamiento y esa desposesión son algunas de las claves para entender cómo los personajes interactúan con su entorno, con los objetos, y por su puesto, con su vida 

Butor publicó novelas como como El empleo del tiempo (L'emploi du temps, 1956) y La modificación (La modification, 1957). En el caso de esta última, el protagonista realiza un viaje en tren de París a Roma, donde piensa encontrarse con su amante, y decirle que va a dejar a su mujer. La novela narra el trayecto a tiempo real, con un narrador que es el propio personaje, dirigiéndose a una segunda persona del plural (similar a la novela de PerecUn hombre que duerme). Ese narrador en segunda persona (que reclama un lector activo) ofrece un efecto y un tono raro y a la vez sugerente, fundiendo en su discurso sus pensamientos, proyectos, traiciones o sueños. Ese narrar es también el viaje que el protagonista (y los lectores) emprenden. Las situaciones, los acontecimientos, son mínimos, y sin embargo, transforman la vida. Una suerte de monólogo interior que confronta al hombre con sus propios fantasmas, estableciendo una única unidad de tiempo y lugar reducidas al momento presente. ¿No es eso la vida? ¿Relacionarse con el mundo exterior?  Y cómo no, el personaje tiene sus debilidades, y el lector, también. Una novela vital, en el doble sentido.

lunes, 15 de agosto de 2016

Óscar Ferreiro: dos poemas



 Eriales


Se han comido los suelos
y emporcaron las aguas
el mar saturaron de amarga sal
sal del sudor infame
sal de las lágrimas de los esclavos
sal de los explotados
concentrada y maldita en un mar muerto.

Todo está hollado y sucio
¡ay tierra saqueada!
Ahora sabes de hambre
y otras sórdidas cosas como el hombre
traicionada
como el seco galope de los cascos
sobre tu vientre estéril
o los discos cortantes de la muerte
tatuando herraduras en tu pecho.

Tu tumba está en la arena
profanada
con mil rotos cacharros y lejías
y este hosco rencor que nos embarga
al borde del desierto en las edades
con este corazón que se te muere
como un mate rápido en su amargura.


*
Vértigo


Era el punto – no vértice – no sombra
él no era
era el espacio – en su dolor baldío
él no era
era el sin nombre – sin número – al margen
él no era
era el punto – no vértice – no sombra
él no era
hacia la ola – el mundo- hacia la nada
él no era
hacia las tres – a punto de morir.




(Óscar Ferreiro, Antología. La poesía del siglo XX en Paraguay. Edición de Mar Langa, Visor, 2015).

Óscar Ferreiro, poeta paraguayo, nació en 1921 y murió en 2004. Es considerado uno de los máximos exponentes de la poesía vanguardista en su país. Tradujo a algunos poetas franceses como Gerard de Nerval y Arthur Rimbaud. Entre sus publicaciones de poesía, destacan: Poemoides (1977), Antología (1982) o El gallo de la Alquería y otros compuestos (1987).  

martes, 19 de julio de 2016

Arturo R. Camba: dos poemas


El umbral umbrío
se alicata con su sombra
hasta los goznes
del quicio; cuervos blancos
protegen las entrañas
con sus alas
negras; se ha ido el aire de volar.

No hay nombres,
flota el agua;
tampoco visiones,
canta el silencio.

Arpillera falaz,
metálica presencia
¡extraño el sentido que te siente!
Solo existe un viento que te arrumbe,
pero viene de muy lejos.

(Madrigal triste)

*

Mahler, adagio.

Llamaradas de cuerdas
Metales ardientes
Acordes suspendidos en años-luz

Creación-destrucción cosmogónica
Atmósferas de hierro fundido,
Ignición combustible
Séquito estelar

Colapso

Reposo inestable de materia sonora
Silencio
Final

(Arturo R. Camba, perlas, rojas, CdB, 2016).

lunes, 11 de julio de 2016

Jean-Pierre Melville: Le Samouraï


La Filmoteca Española de Madrid dedica un ciclo al realizador francés Jean-Pierre Melville, y podrá verse una de sus mejores obras, Le Samouraï (El silencio de un hombre, 1967), thriller sugerente y por momentos, abstracto, sobre la soledad. El realizador estadounidense Jim Jarmusch rindió homenaje a este elegante filme con Ghost Dog, The Way of the Samurai (1999), aunque pueden encontrarse asimismo influencias en otra de sus películas, The Limits of Control (2009).

Programación del mes de julio de 2016 del cine Doré: aquí.