jueves, 16 de diciembre de 2010

Enrique Morente (1942-2010)


Enrique Morente era muy grande. Yo no soy ningún entendido de flamenco, sin embargo, me gusta, aunque sobre todo, me gustaba Morente. Hay dos discos suyos que considero imprescindibles dentro de la música española: “Omega”, junto a Lagartija Nick, una obra maestra, donde Morente supo fundir rock, poesía y flamenco, homenajeando a Federico García Lorca y Leonard Cohen, y “Lorca”, un disco que como su título sugiere, rinde tributo al genial poeta granadino. De hecho, este disco me acercó al flamenco. Dicen los entendidos que Morente revolucionó el flamenco y que amplió sus fronteras hasta límites insospechados. Recuerdo cuando Lee Ranaldo y Steve Shelley, integrantes del grupo neoyorkino Sonic Youth, vinieron a Madrid para inaugurar la exposición “Sonic Youth etc.: Sensational Fix” y Morente los acompañó dando unas palmas sobre los ruidos creados por los sónicos -no tan jóvenes ya- en el hall del Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles. O sus colaboraciones con grupos de pop-rock como Los Planetas o Sr. Chinarro. O sus más que posibles incursiones en la música electrónica si no hubiera muerto tan pronto. Siempre transgrediendo, experimentando, ampliando fronteras. El tiempo lo pondrá en su lugar, pero la sensación es de que se ha ido uno de los artistas españoles más importantes de las últimas décadas. Ahora, solo queda escuchar su arte, que es mucho.

Añado un vídeo de Omega, proyecto de Morente y Lagartija Nick.


1 comentario:

  1. Juan de Dios García17 de diciembre de 2010, 9:09

    Amén, Carlos. Lo suscribo todo.

    ResponderEliminar