miércoles, 23 de febrero de 2011

Un poema de Yves Bonnefoy

Una piedra


Hace dos o tres años,

Yo me sentía plena. No me igualaban

Ni los astros, ni los ríos ni los bosques.

La luna se desconchaba sobre mis ropas grises.

Mis ojeras

Iluminaban los mares bajo sus bóvedas de sombra,

Y mis cabellos eran más amplios que este mundo

De ojos vencidos, de gritos que no me alcanzaban.



Gritan las bestias nocturnas: ese es mi camino,

Puertas negras que se cierran.


*


Une pierre


Deux ans, ou trois,

Je me sentis suffisante. Les astres,

Les fleuves, les forêts ne m’égalaient pas.

La lune s’écaillait sur mes robes grises.

Mes yeux cernés

Illuminaient les mers sous leurs voûtes d’ombre,

Et mes cheveux étaient plus amples que ce monde

Aux yeux vaincus, aux cris qui ne m’atteignaient pas.



Des bêtes de nuit hurlent, c’est mon chemain,

Des portes noires se ferment.


(Yves Bonnefoy, Poèmes, Gallimard, París, 1982. Versión de C. H.).

Estupendo poema de Yves Bonnefoy. Misterioso, oscuro y bello; resuenan ecos de Baudelaire o incluso Rimbaud. He intentado adaptarlo al español, espero que el resultado no entorpezca su lectura. Me parece muy interesante el "blanco" del poema que no solo separa las dos estrofas, sino que también supone un cambio en el tiempo verbal, del imperfecto pasamos al presente. Hay una escisión. Algo ha pasado. Ese "blanco" es un enigma, ahí nace el verdadero poema.

7 comentarios:

  1. excelente poema...yo añadiría el nombre de Mallarmé a la genealogía que apuntas, entre otras cosas por ese blanco tan significativo al que aludes.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es verdad que teniendo en cuenta lo del "blanco", ahí está Mallarmé. Yo me refería más a la idea un tanto oscura que late en el poema... Buena mezcla de referencias, en todo caso. Y gran poeta Bonnefoy.
    Saludos,
    C. H.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Carlos: la que habla es la piedra, por eso "suffisante" está en femenino. No es el yo del poeta, sino el de la piedra el que expone su recorrido en el tiempo, todo su misterio de materia casi encarnada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Querido Rafael: cuánta razón tienes. Se me había pasado ese detalle tan importante. Por eso la luna se refleja en ella. Muchas gracias por decírmelo, ya lo he cambiado. Ahora veo el poema de otra manera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No conozco a este autor o autora; pero si soy seguidor de Baudelaire y Mallarmé. Por cierto, no sólo es misterioso, sino bello. Pero lo leeré más veces

    ResponderEliminar
  6. Hyeronymus:
    Yves Bonnefoy es un poeta francés, y merece -mucho- la pena leerlo. Ya me dirás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Un lenguaje exquisito para una breve descripción, que por su contenido impresiona al lector.

    ResponderEliminar